miércoles, 30 de noviembre de 2016

La leyenda del Sombrerón

Una de las leyendas más conocidas sobre este personaje de la cultura guatemalteca y además también es muy conocida en Aguadas, Caldas dice así: Una noche El Sombrerón caminaba en un barrio de La Antigua Guatemala cuando vio a una muchacha muy bella con pelo largo y se enamoró de ella. Buscó su casa y le llevó serenata una y otra noche, pero ella no le dijo nada a sus padres sobre él. Un día empezó a dejar de comer hasta el punto de que casi murió, y fue entonces cuando la madre se dio cuenta que era por El Sombrerón.

 Llevó a su hija a un convento creyendo que ahí iba a estar mejor, pero la niña siguió sin comer y un día despertó con una trenza en su pelo hecha por el espectro y ese día murió. Luego en el velorio, apareció El Sombrerón llorando y sus lágrimas eran como cristales. Jamas olvida a las muchachas que ha amado. También se cuenta que les hace trenzas a los caballos y mulas... Se cuenta también que este espanto a parte de enamorar a muchachas jóvenes, gusta por cabalgar mulas y caballos de los establos de las fincas en las noches agotándolos. Por ello, las bestias durante el día no cumplen las tareas sumado a que se vuelven hostiles con las personas, los campesinos y finqueros al ver este comportamiento buscan si el Sombrerón no les ha hecho trenzas en la greñas. Si es así, el animal ya no sirve para tareas...


Una forma de saber si el Sombrerón está haciendo de las suyas en fincas y casas, es colocar ya sea cerca de un balcón de casa o cerca de los establos una silla y mesa de pino recién elaboradas, junto a aguardiente y una guitarra en noche de luna y deben guardar silencio todas las personas, sólo así se escuchará la guitarra y los cantos del Sombrerón. Al Sombrerón le atraen las muchachas de pelo largo y ojos grandes, por ello, cuando se sospecha que está tras una joven se le debe cortar el pelo a esta para que el Sombrerón no se gane el alma de la joven.

lunes, 31 de octubre de 2016

Leyenda del niño del bote

Se cuenta que en el domicilio que se ubica en Calle Galeana 1976, cerca de lo que es hoy el puente sobre la avenida ayuntamiento. Vivía un matrimonio con su pequeño hijo. Hubo un tiempo en que el pequeño se mostraba sumamente nervioso y preguntaba a sus padres -¿Quién juega y llora en la azotea todas las noches?-, los padres no le tomaban ni la mas mínima importancia, y decían: -ha de ser un gato ¡duérmete!-,

 El pobre niño despertaba a media noche, asustado, porque sobre el techo de su cama se escuchaban gemidos, y el sonido de una lata rodando continuamente de un lugar a otro. Llamaba a sus padres, pero estos desde su habitación le ordenaban volver a dormir. Incluso intentaba dormir con ellos, pero también se lo impedían. Una de tantas ocasiones, el matrimonio fue despertado a mitad de la noche por un grito de terror proveniente de la habitación del niño, y después de eso no pudieron encontrarlo por ningún lado.


 Dieron aviso a las autoridades y al siguiente día, al volver a casa después de un largo día buscando a su hijo, ven un bote atado con un lazo colgar de la azotea. Con algo de enojo el hombre sube a la azotea, y ve otro bote tirado sobre el techo de la recamara de su hijo, al acercarse ve a su hijo en un rincón, sentado en cuclillas, abrazando sus piernas, tiene el cuerpo totalmente arañado y su rostro muestra un gesto de infinito terror…¡Sin vida!. El matrimonio se mudó, pero en su nuevo hogar, a media a noche los despertó el sonido de un bote rodando en la azotea, y parado frente a su cama, vieron a su hijo diciendo: -Me asusta el ruido de allá arriba-. Después de eso no lo volvieron a ver, pero cada año en el aniversario de su muerte, se escucha el ruido del bote y el llanto del niño.

viernes, 30 de septiembre de 2016

Leyenda de los muertos que regresan

Una familia se encontraba pacífica y feliz, pero entonces sufrió la muerte del padre de la casa, así fue como la madre y el pequeño se unieron para continuar sus vidas de la mejor manera posible. Ellos salieron adelante, pero con el tiempo fueron perdiendo la vida otros familiares y perdidos en tanto dolor es que a la madre del niño se le ocurre que sería una excelente idea crear un gran altar para poder homenajear a los muertos en su día, pero ella no lo haría dentro de la casa o en el garaje, sino que usaría la terraza para que sea enorme y muy importante.

 Todos aquellos que conformaban la familia y que aún se encontraban con vida, iban directamente hacia el altar que esta mujer había construido para dejar allí sus ofrendas y así es como crecía cada vez más. Luego de un tiempo, todos se sintieron conformes con la obra de arte y homenaje que habían creado.

 Fue así que llegó el 1 de noviembre y entonces ella escuchó una voz que la llamaba del otro lado de la ventana, por eso se levantó de la cama. De pronto comenzó a ver sombras en toda la casa, las vio en su habitación, en la ventana, en el living y todas le indicaban que vaya a la terraza. Ahí es donde fue y se encontró algo que le lleno el corazón de felicidad, ahí estaban todos los muertos a los cuales le había construido el altar disfrutando de todo lo que habían dejado para ellos.

miércoles, 31 de agosto de 2016

La leyenda de la Tatuana

Hay relatos que cuentan que hace muchos años, en época colonial, hubo en Guatemala una joven y bella mujer de origen mulato a la que llamaban Tatuana, que disfrutaba con los placeres de la carne y con los placeres del lujo, los cuales no estaban bien vistos en una sociedad recatada y religiosa. Así pues, se acusó a la joven de brujería y de hacer maleficios para conseguir a los hombres. Se le acusó de codicia y de no seguir los preceptos de la iglesia. Por todas estas razones fue juzgada por el tribunal de la Santa Inquisición, y fue condenada a muerte. La Tatuana se negó a recibir la gracia de confesión de sus pecados antes de morir. Cuentan, que la noche anterior a su muerte, pidió como última gracia un trozo de carbón, unas velas y unas rosas blancas. Con estas tres cosas hizo en la celda una especie de altar donde realizó una hechicería. Con el carbón pintó en la pared una gran barca mientras recitaba conjuros, y se dice que se presentó ante ella el mismo demonio. El demonio le sacó de la celda montada en la barca que había pintado en la pared, y se dice que todavía se la puede ver en los días que llueve grandes aguaceros.

 Se cree que los antecedentes de esta leyenda provienen de la mitología maya, y más concretamente de la leyenda de Chimalmat (Diosa que se vuelve invisible por causa de un encantamiento).

domingo, 31 de julio de 2016

Tanabata, leyenda de amor japonesa

Con el verano a la puerta de la esquina os contare una de las historias de amor más hermosas que he escuchado y que da nombre a una tradición anual en Japón, el Tanabata (七夕). Una historia de un amor puro e incondicional que ha atravesado el tiempo, las estrellas y los corazones de cientos de personas.

 La leyenda cuenta que hace miles de años, la hija del rey celestial Tentei (天帝), conocida como Orihime (織姫), algo que vendría a significar princesa tejedora, tenía un increíble talento para tejer, y desarrollaba su talento a orillas del río Amanogawa (天の川) que es nuestra Vía Láctea. El rey Tentei estaba encantado con las telas que hacía su preciosa hija, y ella le complacía cada día de su vida, algo que le impedía conocer a alguien de quien enamorarse, lo cual la entristecía profundamente.

 Tentei, al ver la tristeza de su querida hija, decidió planear un encuentro entre ella y un pastor que estaba al otro lado del río Amanogawa, Hikoboshi (彦星) para mejorar el estado de ánimo de la princesa. Cuando ambos se encontraron, el amor surgió inmediatamente entre los dos que quedaron prendados uno del otro. No mucho tiempo después se casaron, y se podría decir que vivían felices, pero el amor no siempre es justo y puede cegarnos de la realidad, y eso fue lo que ambos hicieron, se olvidaron de su realidad

. Orihime dejo de tejer y Hikoboshi descuidó su ganado dejándolo que se desperdigara por todo el cielo. Tentei observó furioso dicha irresponsabilidad y separó a los amantes cada uno a un lado del río Amanogawa como castigo por su comportamiento. Pero un padre es un padre, y al ver las lágrimas de su hija por no poder ver a su amado decidió hacer algo por ella. Le prometió que volvería a ver a su amado, pero solo una vez cada año, el séptimo día del séptimo mes, solo si ella había cumplido con sus tareas.

 Muy contenta, la princesa acepto inmediatamente y se dispuso a trabajar con esmero para ver a su amado ese año. Pero el destino a veces es cruel y al llegar el séptimo día del séptimo mes se dio cuenta que no podía acercarse a su amado, pues no había puente que atravesara el río Amanogawa. Ambos amantes estaban tristes en las orillas del río, y la princesa comenzó a llorar desconsolada por su desdicha.


 Pero esto es una historia de amor, y no puede terminar de esta manera. La princesa lloró tanto en ese momento, que una bandada de urracas vino atraída por ese llanto tan triste, observaron la situación en la que la princesa estaba y le prometieron que ellas harían de puente cada año, siempre y cuando no lloviera. Es así como los amantes consiguieron verse cada año, y cuando llovía, debían esperar al año siguiente para poder consumar su amor.

 Esta tradición se originó debido a que en verano siempre hay una lluvia de estrellas por las fechas que se mencionan en la leyenda, dicha tradición consiste en que los japoneses cuelguen en palos de bambú papeles con sus deseos la noche de la lluvia de estrellas, para pedirle a Orihime y Hikoboshi que sean concedidos, posteriormente son colocados en un río o son quemados, algo muy parecido a la tradición de los barcos de papel y las velas conocida como Bon Odori (盆踊り).

 En conclusión, una hermosa leyenda de amor para empezar con estos días calurosos y recordar que las leyendas no siempre dan miedo.

jueves, 30 de junio de 2016

El vagabundo

Cuenta la leyenda que Juan del Jarro era un vagabundo que odiaba bañarse, también odiaba el mes de julio y las riquezas, era por eso que siempre andaba pepenando, pero no mucho porque se sentía con riqueza, todos sabían que se llamaba Juan y del Jarro era porque la única pertenencia era un jarro de terracota, un sombrero y una estera; dicen que dormía bajo de los puentes, y solo hacía algunos trabajos de para matar el hambre diaria, y si le llegaban a sobrar ganancias las repartía ente otros pordioseros, la gente cuenta que Juan siempre tenía un refrán en la punta de la lengua para cada ocasión, muchos dicen que era un loco iluminado, o que era una persona inteligente que se volvió loca,: lo que si se sabe con exactitud es que este pordiosero se hizo famoso debido a que la gente decía que era un adivinador, podía predecir el futuro. El día que Juan murió todo fue homenajeado, por un día en San Luis Potosí se olvidaron de las clases sociales, hasta le fecha su tumba siempre está cubierta de flores.

martes, 31 de mayo de 2016

Leyenda de amor

Cuenta la leyenda que cuando el sol y la luna se encontraron por primera vez cayeron en una atracción amorosa, y se enamoraron locamente, ahí fue cuando empezaron una bonita historia de amor. El mundo todavía no existía, sin embargo, cuando Dios creó el universo a ellos les dio poderes de iluminación, un toque de brillo que nadie más podía tener,

 Dios también organizó un poco todo, dio funciones a cada una de ellas, al Sol le dijo que le tocaría iluminar el mundo de día, y que a la Luna le tocaría iluminar de noche, y que por ese motivo tendrían que aceptarlo y vivir separados.

 Ambos entraron en una gran depresión de lloros y tristeza, ya que al fin y al cabo ya nunca más se encontrarían, la Luna cada día estaba más triste, y es que a pesar del brillo que le había otorgado Dios, seguía estando sola sin nadie a su alrededor que le complaciera. Por otro lado, el Sol había ganado terreno, tenía el nombre de Astro Rey, pero tampoco le quitaba el vacio que le había dejado la luna, Dios se dio cuenta de esto y le llamó a los 2.

 A la luna le dijo que iluminaría las noches más frías y calientes, ya que así podrá encantar a todos los enamorados, y al sol le dijo que seguiría teniendo ese nombre de Astro Rey, ya que será el elemento más importante de la tierra, ya que durante el día dará calor al ser humano.


sábado, 30 de abril de 2016

La leyenda de los Gatos Negros

Cuenta la leyenda que los Gatos, eran venerados y respetados en diversas partes del mundo, pero todo esto cambió en la época de la Sagrada Inquisición, ya que fueron perseguidos y erradicados en EEUU, España e Italia. Se dice que en aquellos tiempos, muchas mujeres fueron acusadas de Brujería.

 Muchos afirmaban que "ellas" recorrían los poblados convertidas en enormes bolas de fuego o en cualquier animal que ellas deseaban. Esta transformación les daba una fuerza física sobrenatural, chillidos desagradables imposibles de soportar, largas y negras uñas como la noche. Debido a estos sucesos, ellas eran condenadas y se les quemaba en la hoguera. Se dice que en una ocasión, una de estas mujeres logró ser perdonada, pero como sus verdugos no podían retractarse ante el público que esperaban la ejecución, tomaron un Gato y lo pusieron en su lugar (el color del Gato fue solo coincidencia).


 Curiosamente, el Gato logro huir en medio de la gente que de paso, esta ya estaba convencida de que la Bruja, se había transformado en un Gato. Desde entonces, los Gatos Negros son considerados portadores de la brujería y mal agüero, y como eran "preferidos" de las Brujas, iniciaron su caza y erradicación. Una vez cazados, todos los Gatos eran quemados en la hoguera en cuaresma y día de san juan. Ya erradicado, tomaban sus cenizas en puñados y luego las esparcían en sus casas para poder librarse del mal de ojo y de las posibles plagas.

 A pesar de dicha acción, al poco tiempo se inició una terrible pandemia de Peste Negra debido a las heces, parásitos y mordeduras de las Ratas que aparecieron después del exterminio del Gato (su principal cazador) y al no estar este, dio paso libre para que pueda extenderse y procrear.