miércoles, 30 de agosto de 2017

La dama enlutada

En México, si un taxista encuentra a una mujer vestida de luto durante la madruga, seguramente dudará en llevarla. Esta leyenda nos cuenta la historia de Abel, quien manejaba un taxi hasta terminar su horario a las 3 am como cada día. Luego de una jornada de trabajo que no le gustaría repetir por lo agotadora que había sido, ya se encontraba de camino a su casa.

 Para poder llegar a su hogar, primero debía pasar por el cementerio que se encuentra junto al Templo del Señor del Saucito. Pasando por allí se encontró con una mujer vestida de negro que salía del panteón y le pedía u viaje.

La mujer misteriosa se sentó muy callada, ella le pidió dirigirse a 7 iglesias diferentes, él le avisó que estaban todas cerradas, pero ella quería ir de todas formas. Rezó en la puerta de cada una y luego le pidió que la llevara de regreso al sitio en donde la había recogido. También le informó que no tenía dinero para pagar, pero que el día siguiente podía ir a visitar a su hermano, él pagaría por el viaje sin dudarlo. Por otro lado, le entregó una carta para él y una medalla con su nombre “Socorro”.


 El taxista aceptó ir por su hermano el día siguiente para cobrar el viaje, ella bajó en el cementerio y desapareció en la neblina que salía del mismo. Cuando Abel se acercó al hermano para contarle todo lo acontecido por la noche, este comenzó a llorar como loco. Resulta que su hermana Socorro había muerto hacía ya 2 meses y todavía su ausencia era dura para él. Pagó por el viaje, pero al enterarse el taxista que había viajado con una mujer ya fallecida, no quiso aceptar el dinero y se volvió loco para siempre hasta que un día terminó perdiendo la vida.

lunes, 31 de julio de 2017

Las orejas del conejo

Todos los animales del bosque vivían su vida como siempre, pero el conejito se encontraba muy triste porque él era chiquito y no podía defenderse de los demás, le hubiera encantado ser un león con sus garras, su cabello y su fuerza o un tigre con su rapidez y destreza; en vez de eso era un conejo indefenso al que cualquiera podría lastimar. Un ave que pasó cerca del conejo lo vio llorando y preguntó por qué tanta tristeza en su alma.

 Cuando escuchó el problema notó que nadie lo podría ayudar, pero le aconsejó visitar la cima de la montaña en donde se encontraba un Dios que tal vez tendría una respuesta para darle o una ayuda con su problema. Si a una persona le cuesta subir una montaña, imagínense cuanto le cuesta a un conejito pequeño, aun así se animó y lo logró, pero al llegar encontró al Dios durmiendo y lo despertó rápido para hacerle su pedido.

 Luego de escuchar al conejo largo rato, el Dios le dijo que lo convertiría en alguien más grande si a cambio le presentaba una piel de cocodrilo, de serpiente y de mono. Esto pensó el Dios que le llevaría tal vez toda la vida de conseguir o simplemente que no lo lograría, por ello volvió a dormir. El conejo valiente e inteligente le pidió a sus amigos del bosque que se quiten la piel por un rato hasta que se las presente al Dios y luego se las devolvería, por eso las tuvo en cuestión de horas solamente.


 Subió nuevamente la montaña, ahora con las pieles encima y cuando llegó con el Dios este cumplió su petición, pero no hizo exactamente lo que le pidió. Era tan bueno el conejito adorable y pequeño que todos sus amigos lo querían ayudar, por eso es que lo dejaría tal cual estaba, solamente que le pondría unas orejas largas y caídas para escuchar a sus enemigos en la distancia y que nadie lo pueda tomar de improviso.

jueves, 29 de junio de 2017

La partera y el tesoro

Una leyenda de Chihuahua relata que en un pequeño poblado vivía en una pobre casa una señora que era partera. En toda la región de Papigochi la conocían y la respetaban por sus conocimientos. Un día, acudió a la casa de la mujer un grupo de apaches quienes se la llevaron por la fuerza. Después de cubrirle los ojos con un paliacate, la montaron en un caballo, la llevaron a un lugar que quedaba muy lejos de la casa en que vivía la mujer, y que se encontraba en lo alto de una montaña.

 Al llegar a la cumbre, los apaches se metieron a una cueva y le quitaron la venda de los ojos a la partera. En seguida, ella vio a una muchacha joven que estaba en dificultades para dar a luz. Era la hija del jefe de la tribu, quien le ordenó a la mujer que la ayudara a parir. Después de un cierto tiempo la mujer dio a luz a un nene.

 Toda la tribu de apaches estaba muy contenta por el nuevo nacimiento. Entonces, la mujer se dio cuenta que en la cueva –de grandes dimensiones- había un increíble tesoro: joyas, monedas, oro y muchas cosas más de mucho valor. En agradecimiento por haber ayudado a su hija a parir, el jefe le regaló a la mujer mucho oro y muchas monedas. A la partera la regresaron los indios a su casa sana y salva.


 Nunca supo la mujer a dónde la habían llevado con exactitud, pero maliciaba que se trataba del Cerro de Miñaca que tiene una altura de 2,288 msnm, ya que es la única montaña que se encuentra en la región. Con el dinero que le entregó el jefe indio, la mujer pudo comprarse una buena casa, y además compró algunas cabezas de ganado que le permitieron vivir tranquilamente el resto de su vida.

Desde entonces, todos los habitantes de Chihuahua afirman que en el Cerro de Miñaca existe una caverna oculta en donde se encuentra el fabuloso tesoro que guardaban los indios apaches, desde hace muchos siglos. Muchas son las personas que acuden al cerro a buscar el tesoro con la esperanza de volverse ricos de la noche a la mañana. Sin embargo, hasta el día de hoy nadie ha podido dar con él.

miércoles, 31 de mayo de 2017

La princesa y el viento

Un cacique muy respetado tuvo una hija que era la más hermosa de toda la tribu, ella podía deslumbrar con su belleza y todos los hombres la pretendían. Sin embargo, el viento también la quería tener y por eso mandó un tornado que se la llevó para ocultarla en un bosque. Intentó varias veces salir del bosque donde estaba siendo secuestrada y luego de mucha pena lo consiguió. Cuando al fin volvió con su familia y su gente, su padre dijo que no podía decir a nadie sobre la pena que había pasado.


 Así fue como la princesa se calló durante años y la pena fue cada vez más grande, tanto así que su rostro se tornó feo de tanta tristeza, nadie más la volvió a pretender con tanta fealdad. Sin embargo, un día llegó a la tribu un cacique de otra parte y venía con su hijo, quien se enamoró a primera vista de la callada, tierna e inteligente princesa. Todos sus amigos le decían que era muy fea para casarse con ella, pero él respondía que su amor era semejante.

 Se casó finalmente la princesa y a su boda asistió una bruja, todos temieron y quisieron que se vaya del luego, pero ella la abrazó diciéndole que sea su madrina durante la fiesta. La bruja se quedó y cuando salió la princesa de la catedral en donde se casaron, todos pudieron notar que volvió a ser la chica más hermosa del mundo. Mientras tanto, el viento sopló tan fuerte que esta vez se quedó con la bruja y la transformó en una paloma.

domingo, 30 de abril de 2017

Leyenda de la novia de Tiltepec, Chiapas

Cuenta la leyenda de la novia de Tiltepec Chiapas que se encontraba una pareja de enamorados con mucho renombre, ella lo amaba con locura y por eso aceptó casarse con este hombre que también tenía para ese entonces un nombre importante entre la sociedad, pero cuando las cosas parecían estar de maravilla, un día antes de la boda ocurrió algo que habría cambiado todo para un lado que nadie se hubiese imaginado, se trató de que llegó como todos los días la novia a visitar al novio como todos los días en su casa, según le había dicho, ese día no podría verla por una cuestión de creencias estando solamente un día del gran casamiento, allí es que desafortunadamente entró en su hogar y vio cómo su pareja que tanto amaba se encontraba durmiendo con su mejor amiga, entonces no pudo soportar la antigua y el dolor.

 La novia de Chiapas con el corazón destrozado habría tomado un palo que se encontraba en la casa y como su única arma de ataque habría matado a los dos solamente con ese palo de la cantidad de golpes que les proporcionó a cada uno de ellos, nadie sabe cómo no pudieron defenderse, pero así es como sucedió exactamente, luego lloró sin parar con lágrimas que no calmaban su angustia.

 El siguiente día todos la esperaban en la iglesia para poder celebrar su casamiento ya que no contó a nadie de lo sucedido, pero entonces cuando apareció sin novio, todos se rieron de ella sin parar por estar sola en el altar, les pareció cómico que no tuviera con quien casarse una vez allí, por eso es que al salir del lugar ella se suicidó, pero antes mandó una fuerte y poderosa maldición en la iglesia y todos los que asistieron a la boda rápidamente perdieron la vida.

 Se dice que algunos días desde las 9 de la noche hasta la 3 de la mañana puede oírse en el templo un casamiento y que todos gritan ¡Vivan los novios! El que salga a la calle cuando suenen las campanadas se convertirá en un espectro más.

martes, 28 de febrero de 2017

Tanabata

Con el verano a la puerta de la esquina os contare una de las historias de amor más hermosas que he escuchado y que da nombre a una tradición anual en Japón, el Tanabata (七夕). Una historia de un amor puro e incondicional que ha atravesado el tiempo, las estrellas y los corazones de cientos de personas.

 La leyenda cuenta que hace miles de años, la hija del rey celestial Tentei (天帝), conocida como Orihime (織姫), algo que vendría a significar princesa tejedora, tenía un increíble talento para tejer, y desarrollaba su talento a orillas del río Amanogawa (天の川) que es nuestra Vía Láctea. El rey Tentei estaba encantado con las telas que hacía su preciosa hija, y ella le complacía cada día de su vida, algo que le impedía conocer a alguien de quien enamorarse, lo cual la entristecía profundamente.

 Tentei, al ver la tristeza de su querida hija, decidió planear un encuentro entre ella y un pastor que estaba al otro lado del río Amanogawa, Hikoboshi (彦星) para mejorar el estado de ánimo de la princesa. Cuando ambos se encontraron, el amor surgió inmediatamente entre los dos que quedaron prendados uno del otro. No mucho tiempo después se casaron, y se podría decir que vivían felices, pero el amor no siempre es justo y puede cegarnos de la realidad, y eso fue lo que ambos hicieron, se olvidaron de su realidad.

 Orihime dejo de tejer y Hikoboshi descuidó su ganado dejándolo que se desperdigara por todo el cielo. Tentei observó furioso dicha irresponsabilidad y separó a los amantes cada uno a un lado del río Amanogawa como castigo por su comportamiento. Pero un padre es un padre, y al ver las lágrimas de su hija por no poder ver a su amado decidió hacer algo por ella. Le prometió que volvería a ver a su amado, pero solo una vez cada año, el séptimo día del séptimo mes, solo si ella había cumplido con sus tareas.

 Muy contenta, la princesa acepto inmediatamente y se dispuso a trabajar con esmero para ver a su amado ese año. Pero el destino a veces es cruel y al llegar el séptimo día del séptimo mes se dio cuenta que no podía acercarse a su amado, pues no había puente que atravesara el río Amanogawa. Ambos amantes estaban tristes en las orillas del río, y la princesa comenzó a llorar desconsolada por su desdicha.

 Pero esto es una historia de amor, y no puede terminar de esta manera. La princesa lloró tanto en ese momento, que una bandada de urracas vino atraída por ese llanto tan triste, observaron la situación en la que la princesa estaba y le prometieron que ellas harían de puente cada año, siempre y cuando no lloviera. Es así como los amantes consiguieron verse cada año, y cuando llovía, debían esperar al año siguiente para poder consumar su amor.


 Esta tradición se originó debido a que en verano siempre hay una lluvia de estrellas por las fechas que se mencionan en la leyenda, dicha tradición consiste en que los japoneses cuelguen en palos de bambú papeles con sus deseos la noche de la lluvia de estrellas, para pedirle a Orihime y Hikoboshi que sean concedidos, posteriormente son colocados en un río o son quemados, algo muy parecido a la tradición de los barcos de papel y las velas conocida como Bon Odori (盆踊り).

 En conclusión, una hermosa leyenda de amor para empezar con estos días calurosos y recordar que las leyendas no siempre dan miedo.

martes, 31 de enero de 2017

El anillo de diamantes

A veces un anillo de diamantes puede ser la mejor prueba para evidenciar una infidelidad. Luego del episodio tan trágico que sucedió en Xalapa veracruz, se ha nombrado a la calle donde vivía la feliz pareja como “El callejón del diamante”. La leyenda que les contaremos en esta ocasión también es buscada con el nombre “El anillo de diamante negro”. Una pareja se encontraba en su momento más pleno y feliz, por lo menos esto era lo que parecía. Las cosas iban tan bien que ya habían planeado el día de la boda para concretar el deseo de estar juntos para siempre. En muestra de su eterno amor, el hombre de contextura esbelta y de rasgos europeos, decidió regalarle a su mujer un anillo con un pronunciado diamante color negro que combinaba sin dudas con el azabache de su cabello. Los ojos de la dama brillaban y más todavía bajo la luna mientras su novio le pedía matrimonio. Sucedió un asunto laboral que de vez en cuando salía flote y llevaba a este corpulento hombre de viaje. La mujer se quedó sola en la casa que tenían en Xalapa y no tuvo mejor idea que ir a visitar al mejor amigo de su futuro esposo. Resulta ser que con los días se volvieron rutina las visitas y los besos entre ambos comenzaron a surgir. Su pareja volvía de viaje y ella ya se encontraba en el hogar para recibirlo, pero él pensó que sería mejor idea pasar primero por la casa de su amigo. Ambos amigos de siempre, inseparables y siempre leales para todo, tomaron unas copas y hablaron de la vida. Cuando el hombre se sentó en el sofá, pudo ver tirado el anillo de diamante negro que le había entregado a su mujer antes del viaje. Pensó mil cosas que se le pasaban por la cabeza, pero no tenía dudas, estaba frente a una traición. Volvió agitado a la casa y encontró la mano vacía de su mujer. Con la mente en blanco tomó una daga de diamante y oro para clavarla en el corazón de su amada y entonces la quitó para colocar el anillo. La gente se movilizó con la cruda historia y hasta hicieron fila para ver al cadáver con el diamante negro incrustado en el corazón.